Compliance: Cumplimiento o Compromiso

El Compliance desde la perspectiva empresarial, podría definirse como el cumplimiento de normas internas y externas con el fin de poder avanzar en el mundo de los negocios dentro de un marco ético que cuide la reputación de la empresa. Si bien creo que esta perspectiva es muy importante para cualquier empresa y podría ser suficiente para conectarnos con la importancia del compliance, para mí, la idea de compliance es mucho más grande que esto.

El compliance también tiene que ver con: el por qué del cumplimiento, las consecuencias del incumplimiento y con el papel que jugamos como actores dentro de la sociedad.

Compliance: Cumplimiento o Compromiso

1. El por qué del cumplimiento:

El compliance es más que cumplimiento de la norma. Porque de lo contrario nos atascamos en el “cumplir por cumplir”.  El cumplimiento de la norma es más poderoso cuando encontramos su sentido, su propósito, de otra manera, solo somos soldados recibiendo órdenes, apagando nuestras habilidades para cuestionar, transformar y crear.  Por eso la legislación va mucho más lento que la evolución de los negocios y de la tecnología en un mundo ágil y acelerado.

2. Las consecuencias del incumplimiento:

Somos testigos en el Ecuador y en el mundo de grandes escándalos de corrupción y otros tipos de infracciones.  Las consecuencias de estos incumplimientos van desde la erosión de la confianza en las personas y funcionarios, hasta la perpetuación de la pobreza en nuestros países.  La ira, la frustración, la desconfianza también son secuelas, y se convierten en emociones colectivas que vivimos frente a esta realidad, y que muchas veces no sabemos cómo canalizar.

3. Nuestro rol como actores dentro de la sociedad:

A veces nuestro rol en la sociedad no encuentra otro espacio que la queja y la resignación, ya sea en las noticias, en las conversaciones profesionales y personales.  Puede ser difícil encontrar una salida, o una esperanza, frente a tantos escándalos que siempre están a la vista en las noticias y redes sociales.

Compliance: Cumplimiento o Compromiso

Desde esta triple óptica, el Compliance es para mí, la manera en la que puedo transformar mi ira y frustración en un plan de acción, en un discurso de integridad, en una manera de construir y aportar a la sociedad.  No importa si mi rol es de empresaria, profesora, abogada, ama de casa, el buscar el cumplimiento de las normas que me conectan con el propósito, la oportunidad de poner mis emociones en acciones positivas y de construir una cultura que acompañe mi actuar donde quiera que esté.

El compliance es mucho más que cumplimiento. El compliance como propósito, como cultura, como discurso, nos recuerda la importancia de ser honestos, transparentes y leales con nosotros mismos.  El compliance es el espejo empresarial de los valores y principios que buscamos en casa, es la forma en la que cuidamos la reputación de la empresa y de los empleados, es una herramienta para evitar sanciones, es una forma de atraer talento íntegro a los negocios… Pero, sobre todo, el compliance es mi voz en acción, porque puedo trascender la queja y la resignación, y así el compliance se convierte en el compromiso que tenemos desde la empresa con la sociedad. 

Te invitamos a unirte a nuestra red de contactos en LinkedIn, así podrás estar al tanto de todos nuestros artículos y publicaciones de Compliance y ética empresarial.

Contacto

PÁGINAS DE INTERÉS